Intelectuales de la intemperie: Recorrer el Centro con Róger Lindo

Este es uno de los textos de los que, hasta hoy, me siento más contento de haber escrito. Se trata de una crónica luego de una improvisada visita al corazón de la capital, San Salvador, junto a Róger Lindo, escritor salvadoreño. Pasen adelante.

Grafomaniacos

Ni nube blanca y caqui, ni alborozo por media cuadra hasta el semáforo. Ahora mismo, de hecho, no hay ni rastros de nubes, solo está el sol pesado, típico del medio día en El Salvador.

Entramos a uno de los edificios más antiguos del país, una
escuela. Ahora se llama Divino Salvador, antes de eso se llamó San Alfonso, y
antes de eso, Liceo Salvadoreño, ambos maristas. Una placa negra dice que este
lugar donde estamos parados fue fundado en 1881, durante la administración del
doctor Rafael Zaldívar.

—Sesenta años después de que se fundara la república.

Ese que acaba de hablar es Cachito Leiva. Bueno, no Cachito
Leiva, sino su creador, el escritor salvadoreño Róger Lindo.

Un señor nos recibe. No teníamos cita, no…

Ver la entrada original 1.990 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s