Libros que voy abandonando

Lastimosamente el camino de la lectura (el mío al menos) es errático, y a veces nos vemos en la necesidad de dejar las lecturas a medias, no porque los libros sean necesariamente malos, sino porque no nos enganchan.

Hay algunos de los que presento acá que sí quiero retomar este 2019, pero también hay otros que con toda seguridad no voy a terminar ni el año que viene ni nunca.

Sobrará decir que esto no es un top, ni mucho menos. Tampoco pretende ser una crítica o un reclamo contra los autores o los libros. NO SON LIBROS MALOS, son simplemente libros con lo que no conecté.

Roza, tumba, quema, de Claudia Hernández

Hernández es salvadoreña y probablemente una de las mejores cuentistas de la actualidad, me atrevería a decir que de toda América Latina. Este año, de hecho, la incluí en mi lista de salvadoreños que leí este año… Pero su novela Roza, tumba, quema me venció. O mejor dicho: me mareó. Los saltos en el tiempo y la ausencia de nombres propios hicieron que la abandonara. Sin embargo, este año quiero volverlo a intentar.

Movimiento perpetuo, de Augusto Monterroso

Augusto Monterroso es el guatemalteco que escribió el famoso microcuento del dinosaurio. Es uno de los grandes centroamericanos, pero fui incapaz, por no sé qué razón, de terminarlo. Igual que con Hernández, ojalá el 2019 me permita reivindicarme.

Un hermoso lugar para morir, de Malla Nunn

Una novela negra que pintaba bastante bien… Hasta que comencé a aburrirme con las descripciones que me parecieron innecesarias. Debo decir que creo que el problema fue de la traducción, por que la historia se ve bastante interesante.

¡Que viva la música!, de Andrés Caicedo

Uno de mis grandes sacrilegios: no pude terminar esta novela. Creo que la vorágine de información y el ritmo acelerado me obligaron a ponerle demasiadas pausas, sobre todo porque la comencé a leer en un momento donde mi cansancio se volvió más intenso y mi capacidad de concentración era cercana a cero. Este libro sí o sí lo retomo dentro de poco..

Dos cuentos maravillosos (Libros del Tiempo), de Carmen Martín Gaite

No sé cómo llegué a este libro. El primero cuento lo leí con ninguna expectativa y me entretuvo mucho, pero el segundo lo abandoné a la segunda o tercera página.

Cómo no escribir una novela, de Sandra Newman y Howard Mittkemark

En realidad no sé si este libro lo podría considerar abandonado. Sospecho que solo le he puesto una pausa muy larga. Lo que sucede es que no es una historia sino una serie de consejos para no cagarla a la hora de escribir una novela. Algunos de esos consejos los he copiado aparte en mi cuaderno y los he repasado… Así que sí, seguro lo continúo.

Un dique contra el Pacífico, de Marguerite Duras

Otro sacrilegio: imperdonable por donde se le mire. La historia me gustó muchísimo, pero creo que no era el momento propicio en mi vida para continuarlo. Este, al igual que el de Caicedo, lo voy a retomar y terminar pronto.

 

Anuncios

Un comentario sobre “Libros que voy abandonando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s