Quebrantos

De cuando procrastinar deja de ser divertido y comienza a dolerte en la vida y en el alma.

De cuando el ciclo en la universidad comienza a terminar, pero se rehúsa a irse sin dar batalla.

De cuando uno invariablemente termina cuestionándose el futuro, la carrera, la vida, la fe, la ideología y la existencia humana, por culpa de un reporte inicuo.

De cuando quejarse no sirve de nada.

De eso se trata esta entrada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s