Breve clasificación

“Hay suicidios necesarios, como enamorarte sin remedio de una causa perdida

Hay suicidios irreverentes, como romperte las utopías tratando de besar la luna

Hay suicidios oportunos, como rasgar un silencio a fuerza de besos

Hay suicidios lúgubres, como buscar ternura y encontrar miseria

Hay ¡y cómo no! suicidios irreparables, como colgarte en una ilusión en el garage de una consciencia”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s