Apología final (Obituario)

Lector irredento de los versos más hermosos

profeta inconfeso de la mediocridad circundante

autor moribundo de una prosa confusa

fumador concienzudo de las causas perdidas

testigo inocuo de la histeria oficial

contradicción prematura del tiempo y las ganas

 

casi un alivio

casi una pena.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s