justificación indigna

Errar es la mejor forma de encontrarse de frente con nuestra mísera humanidad; es perder la pretensiones inquietantes de esa divinidad agridulce que nos apasiona pero que no nos pertenece.

Pero errar también es un síntoma inequívoco del ostensible intento de nuestra raza por conseguir el cambio, tan temido y venerado desde siempre.

Errar es, entonces, el primer y más fructífero padecimiento del progreso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s