Atipicidades

Me levanté temprano, 4:26. La consciencia no me dejaba seguir durmiendo. Necesitaba terminar ese libro y escribir esa carta.

Leí un cuento y encendí la computadora. Revisé mi correo, leí algunas noticias y me amargué.

Durante algún momento me bañé, me vestí lo mejor que pude y le di de comer al gato.

Sacudí algunas palabras sobre mi viejo cuaderno y mal escribí la carta, con un formato que encontré en la web. Nunca se ha escrito carta más genérica.

Algún impulso mórbido me convenció de abrir este sitio.

El libro no lo terminé, por supuesto, pero todavía me queda el camino a la universidad. Tal vez pueda. Quién quita.

 

 

No son ni las 6 de la mañana y mi día ya fue más productivo que la mayor parte de mi adolescencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s