Breaking Bad

Al final se nos fueron los finales, las retóricas narcisistas, los desnudos irredentos, los espasmos fingidos, los orgasmos anoréxicos;

en el fondo quedaron los amores insurrectos, el olor a felicidad, la mueca idónea, el guiño preciso, la risa altruista, las alegorías cansadas

los besos imaginarios, las diosas insidiosas, las fructíferas apuestas, los errores, los zapatos, la luna y las ganas infinitas de renunciar a esta

humanidad imprecisa, cálida, estremecedora

Al final no somos más que congéneres encarcelados tras las mismas rejas que nuestros complejos disfrazados, que nuestras timoratas

valentías, que nuestra impúdica pureza

Al final se nos fueron las crisis y los culpables y los temporales y la todopoderosa sonrisa clandestina de aquella muchacha que no se decide

Al final el final

 

Pero nos queda la poesía.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s