Sobre comprar libros

Cómo quisiera que mi capacidad económica se equiparara con mi apetito de lectura. Sería menos bochornoso poder ir a las librerías de prestigio y surtirme de la vastedad de obras que tengo esperando en el patíbulo imaginario de la consciencia. Sería ideal ir por la vida sin la necesidad siempre latente de no poder precisar de un título, de un autor solo porque el bolsillo simplemente no puede darse esos lujos.

Eduardo Galeano explica mucho mejor mi desesperanza, aduciendo que en realidad no hay necesidad de que la policía nos prohíba leer los libros: los precios mismos lo hacen.

Es un panorama casi tan desolador como el mundo recreado por Ray Bradbury en aquella magnífica novela que, considero, todos los amantes de los libros deberíamos conocer, “Farenheit 451”.

Cómo desearía que en las propuestas de los siempre-odiados políticos hubiese alguna que, por lo menos, insinuara la provisión de un subsidio para la literatura; aunque fuese una broma, aunque fuese populismo.

Hoy me resigno con lo que tengo: una deuda impagable con la literatura y un hambre indómita de leer.

Hoy, me las arreglo como puedo: pagando a plazos, y alimentándome de prestado.

Anuncios

Un comentario sobre “Sobre comprar libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s