Excusas para no estudiar (I)

Los subterfugios baratos, los corolarios engorrosos, la banalización paulatina de los grandes clásicos literarios, los sermones de cantina, las explicaciones que siempre sobran, los consejos que nunca pedimos y los citas en los cafés que nunca fueron: todo cabe en este domingo metafísico. Que se parece a los demás, porque quizás son el mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s