¿Y si dejamos que los poetas gobiernen?

Originalmente publicado en Grafomaniacos:
Sentirnos extraños en determinados círculos y situaciones sociales: sentir que no encajamos, que las conversaciones, que los énfasis, que los debates no nos corresponden, nos rozan apenas pero no son lo que quisiéramos. Es un escenario común para los que profesamos, con cierta resignación, la predilección por la literatura, las artes…