Volví, volver, millennial

Estuve a punto de cerrar este espacio. La verdad, lo mantengo solo porque ya lleva muchos años y me cuesta desprenderme (el 3 de julio cumple 5 años. Nada en la vida me ha durado tanto como este blog. Hashtag constancia Hashtag emprendedurismo). Innumerables veces pensé en una buena entrada y en cada ocasión lo […]

Ocho menos algo

Hoy desperté temprano. Recordé que era domingo y que podía dormir un poco más. Desperté de cara a la ventana lateral del cuarto. Creo que eran las cinco de la mañana y el cielo estaba coloreado de un lavanda maravilloso. Puede que no fuera lavanda, puede que haya sido un celeste intenso, pero yo lo […]

Breve confesión quince

Salir de casa y tener que tomar una postura. Para todo: para el vendedor que no volverá a vender, para la niña embarazada, para el motorista asesino, para el repudio de los que nunca han pecado. Una postura. Como si fuera la cosa más sencilla. Encausar el pensamiento en función de tres o cuatro prejuicios […]

Breve confesión número dos

Estoy cansado. No me interesa casi nada y por más que intento no veo un futuro probable en el que el cansancio deje de ser la constante maniática que me acompaña. Siempre he estado cansado. O quizás no siempre pero así me lo parece. Lo curioso de estar siempre cansado es que siempre termino pensando […]

Poemitas de mierda versión primera

Un poco de frío un par de lluvias esporádicas unos cuantos vientos subiditos de tono. Un cambio demasiado radical en el clima (¿del corazón?) Un cielo moderadamente obscuro Una canción no lo suficientemente triste –aunque sí bastante cursi, habrá que decirlo– Tres o cuatro bocanadas del viajero más laureado del infierno Alguna borrachera circunstancial Cigarritos […]